martes, 13 de noviembre de 2012

¿Quienes nos gobiernan?

Columnista Carlos Herrera Rozo.

El estadista inglés, Benjamín Disraeli que conocía los entresijos del mundo en que vivía afirmó: "el mundo está gobernado por personajes muy diferentes a los que creen, los que no ven más allá de sus ojos. Los estados soberanos están sometidos a un Gobierno Mundial en la sombra, Invisible, que ordena y manda a quienes harán de títeres en los países sometidos a su férula, conformado por banqueros, petroleros, financistas, corporaciones poseedoras de inmensas fortunas y propietarios del Banco Privado de la Reserva Federal de Estados Unidos, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Interamericano de Desarrollo. Es el Gobierno ubicuo y todo poderoso que impone y ordena a los demás Estados nacionales los lineamientos sobre los que se debe desarrollar el orden económico y social".

Hasta el año de 1913, estaba prohibido que capitales extranjeros se involucrasen en la banca estadounidense, como era el caso de los Rothschild, poseedores de capital alemán. El senado de los Estados Unidos aprobó en ese mismo año un proyecto por el que la famosa y poderosa familia de los Rothschild quedaba facultada para unir sus riquezas y objetivos económico-financieros a la familia Morgan dueña de la banca e inmensamente influyente en la nación y a los célebres Rockefeller de incalculable fortuna.

El 23 de Diciembre de 1913, el Banco Privado de la Reserva Federal adquirido por esas tres familias, se apoderó de los Estados Unidos de Norteamérica. Vale la pena señalar que, la Reserva Federal es la que autoriza la impresión de dinero en Estados Unidos, y que a cambio de imprimir o generar dinero virtual en la Reserva Federal se pide al gobierno de los Estados Unidos DEUDA PÚBLICA, por lo que el propio dinero en el mismo momento de crearse ya genera deuda. En el caso del El banco Central Europeo, para tener una idea del alcance dominante de este consorcio económico, para poder Imprimir dinero, o generar euros, debe AVALARLOS CON DOLARES, en la misma forma que lo hacen los países sometidos a su dominio, cerrando así el circulo y quedando TODO el sector económico, absolutamente TODO, bajo el control de 9 familias.

Por el alcance de su poder y voluntad se declaran guerras, se financian atentados terroristas de graves consecuencias como los ocurridos en New York, Londres o Madrid según algunas hipótesis, o se asesinan presidentes como los del ecuatoriano Jaime Roldós Aguilera, del panameño Omar Torrijos, de J.F. Kennedy, Warren Harding, McKinley, Jonas Garfield, del africano Patricio Lumumba o como los últimos ocurridos en el extremo que han costado la vida de dictadores como Gadafi, Saddam Husein o las de decenas de atentados para acabar con la vida de Fidel Castro.

Dichas familias, en compañía de grupos que ejercen innegable poder dentro de los diferentes lobis a escala internacional, trafican con armas, incluso de destrucción masiva o siembran de muerte y destrucción en cualquier lugar del mundo. Dentro de dichos grupos podemos nombrar a Carlyle, Bechtel, Lookheed Martin, Raytheon, General Dynamics, McDonnel Douglas, Boeing, Northrop Grumman, etc., etc...

En el año de 1913, el aviador Charles Lindbergh, en su calidad de senador se opuso al proyecto que cursaba en el senado a petición expresa de los multimillonarios; refiriéndose al proyecto aprobado, declaró: "...con esta ley se constituirá el Consorcio más gigantesco de la Tierra. Cuando el presidente la firme, legalizará el Gobierno Invisible de los amos del mundo". Son muchos los analistas políticos que sostienen que como consecuencia de estas afirmaciones, su hijo fue secuestrado y asesinado…

El Señor, James Warburg, banquero asociado a los Rothschild y a los Rockefeller, con absoluto convencimiento y conocimiento de los hechos tratados en el seno de la corporación a la que pertenecía, con actitud no exenta de cinismo, anunció en el senado norteamericano que "guste o no, tendremos un gobierno mundial. La cuestión es si se logrará mediante consentimiento o por imposición…".

Estas nueve familias, archimillonarias, ejercen un poder absoluto. Han desarrollado la infraestructura y logística necesaria para que la maquinaria de control de la humanidad funcione. Miles de millones de dólares pagan la infraestructura humana, la organización logística y la infraestructura mediática que domine los medios de comunicación y controle la información.

En el libro "Tragedia y Esperanza", Carrol Quigley, historiador y teórico de la evolución de la sociedad escribió: "la red de conspiración que mueve los hilos del mundo, está formada por banqueros y capitalistas internacionales: es decir el alto mundo de las finanzas. Reúnen a su alrededor un ejército de científicos, tecnócratas, políticos y agentes marionetas, para hacer desde las sombras su alta política". Y agregando datos, confirma que, "los imperios económicos internacionales están interesados en promover el endeudamiento de los Gobiernos. Cuanta más alta sea la deuda, más caros serán los intereses. Pero además pueden exigir al presidente de turno privilegios fiscales, monopolios de servicios o contratos de obras. Si este no acepta, provocarán su caída, promoviendo disturbios y huelgas que, al empobrecer a la nación, les obliga a claudicar ante lo que piden". Según una teoría del investigador Garry Adler, al CFR, que es una agencia financiada por los Rockefeller, conocida por "El Gobierno Invisible". Adler afirma que escuchó de unos de sus dirigentes la que, "no importa a quien voten los pueblos siempre votaran por nosotros”, “Los gobiernos siempre harán lo que nosotros les exijamos”.

Los amos del poder mundial, es decir los más poderosos de la tierra que actúan, no siempre dentro de la legalidad, son familias con prácticas mafiosas y, en calidad de dueñas de la Reserva Federal estadounidense, llegan a todos los lugares del mundo sin necesidad de pedir permiso. A este selecto grupo pertenecen:

  1. Familia Rothschild con sede en Estados Unidos y tentáculos en Inglaterra, Alemania e Israel.

  2. Familia Rockefeller desarrollada en Estados Unidos y con fuerte influencia en el imperio y en Israel.

  3. Familia Morgan propietaria, además, de poderosos bancos en Estados Unidos, Inglaterra y otros países del mundo.

  4. Familia Warburg prominente grupo financiero Judío alemán con sede en Estados Unidos y poderosas extensiones en Alemania y otros países de Europa.

  5. Familia Lazard de Estados Unidos y grandes influencias e inversiones financieras en Francia y Europa.

  6. Familia Mosés Israel Seif de origen judío ortodoxo con poderes económicos y políticos en Estados Unidos, Italia e Israel y otros países del mundo.

  7. Familia Kuhn Loeb con sede en Estados Unidos y fuertes intereses en Alemania y Europa.

  8. Familia Lehman Brothers con sede e influencia en Estados Unidos, Europa, Asia y sur América.

  9. Familia Goldman de indudable poder en Estados Unidos.

Todas son miembros de selectos "clubes", integrados por los seiscientos hombres y organizaciones más ricas e influyentes del mundo que se proponen la instauración de un "Nuevo Orden Mundial", A estas familias es necesario agregar al grupo Bildenberg. Es más, el actual Estado de Israel se ha subordinado estratégicamente en Medio Oriente, con respecto a los intereses del imperio gobernado por las nueve familias y sus aviesas actividades:

  1. Desestabilizar naciones y Estados libres, soberanos e independientes, derrocar gobiernos, planificar y ejecutar asesinatos, encarcelamientos, torturas, desapariciones forzosas de ciudadanos, de líderes políticos, sindicales, sociales, de intelectuales, periodistas y hasta religiosos que vayan en contra vía de sus apetencias. Estas actividades cuestan mucho dinero con el que sufragar los gastos de mercenarios, terrorismo de Estado en contra de otros Estados, pueblos o sus dirigentes u organizar actos de sabotaje; pagar chantajes y sobornos a civiles, militares y policías o mantener grupos paramilitares para aterrorizar a las poblaciones vernáculas. Esas inversiones son recuperadas con intereses de usura, luego de cada acto criminal al quedarse por la fuerza con los recursos naturales de los pueblos asaltados...

  2. Desatar guerras, cometer toda clase de crímenes por horrendos y execrables que sean, incluso los de lesa humanidad y quedar impunes, tanto como crear, organizar y movilizar fuerzas de intervención en cualquier parte del mundo y contra cualquier Estado o mantener más de mil bases militares esparcidas por los cinco continentes, en mares e islas es muy oneroso, pero el imperio y los propietarios del imperio tienen todo el dinero del mundo, precisamente acumulado por el sistema de explotación impuesto a escala global y por la incesante e inmisericorde depredación de los recursos naturales y humanos en los países en vías de desarrollo. Y, aparecen, en tanto imperio, como guardianes de las libertades, de las democracias y defensores de los derechos humanos, son otras tantas de sus fechorías que cancelan con el producto de los saqueos.

La impunidad impuesta por Estados Unidos y por las grandes corporaciones en convenios y tratados con otros países es una garantía para acometer impunemente todos los atropellos y crímenes posibles. No hay que olvidar que Estados Unidos no es miembro de la Corte Penal Internacional porque se negó a suscribir el Tratado de Roma para impedir que sus sicarios puedan ser juzgados por dicho tribunal o en los países donde cometen sus crímenes como se desprende de los tratados y convenios bilaterales de colaboración militar.

Los dueños del mundo son, también, dueños de los medios de comunicación que forman los grande monopolios como: FOX, CNN, NBC, ABC, CBS, BBC, de las agencias transnacionales de prensa, entre ellas, la UPI, AP, Reuteres, AFP en las que intervienen, grandes capitales judíos; son también copropietarios de inmensos estudios de cine y de las grandes rotativas de la prensa escrita. El imperio Murdoch, que se proclama independiente, a los intereses conservadores de los amos de la tierra. Hoy para leer la prensa hay que recurrir a los principios de la semiología para interpretar lo que se oculta detrás de las palabras.

Todos estos massmedia se han especializado en utilizar estrategias tendentes a distraer a la población con la prensa amarillista, con programas de televisión caracterizados por la superficialidad, para ofertar productos vacuos como los “reality shows” y todo aquello que menosprecian los valores esenciales del humanismo. Uno de los aspectos mas hirientes de este sistema es la difusión de noticias de agresiones bélicas que son transmitidas en vivo y en directo para demostrar el poder de las fuerzas imperiales: Difundir asesinatos y crímenes que terminan por destruir poco a poco la confianza de los ciudadanos en el estado y sus poderes facticos, con el propósito de evitar revueltas sociales que pongan en peligro sus intereses.

Las familias que gobiernan los Estados Unidos, no sus gobernantes elegidos democráticamente pero impuestos por ellas, poseen los recursos económicos, tecnológicos, fuerzas militares y paramilitares, sistemas de inteligencia con la CIA a la cabeza, para realizar todo clase de operaciones bélicas, públicas o clandestinas, "legales" o “ilegales” con el agravante de que los pueblos del mundo terminan pagando las carreras armamentistas, las intervenciones armadas y los crímenes imperiales, por intermedio del atraco a sus recursos. Absurda ironía es que los pueblos "salvados" con sus maniqueas tropelías deban quedar agradecidos por las intervenciones e injerencias que liquidan con "la barbarie, el caos, la anarquía", la defensa de los derechos humanos, las libertades y derechos democráticos. Los pueblos pagan con muertos y heridos esas salvajes intervenciones en defensa del statu quo defendido por las multinacionales del crimen.

Las nueve familias y sus millonarios sirvientes y empleados anglosajones se constituyen en la "clase superior" gobernante. Al respecto, bien se puede afirmar que la famosa Revista Forbes es una farsa porque muestra millonarios populares de segundo nivel como Bill Gates, Slim, o Warren Buffet, logrando desviar la atención sobre las actividades ilícitas que cometen los verdaderos mega-ricos dentro de la Reserva Federal. Las familias que conforman la Reserva Federal, son propietarias de la NSA, la CIA, el Pentágono y accionistas mayoritarias del Banco Interamericano de Desarrollo, del Fondo Monetario Internacional, del Banco Mundial, en tanto que sus delegados y sirvientes ejercen, además, el derecho al voto en la Organización de las Naciones Unidas y en la OTAN; en la primera con derecho a veto.

Quién gobierna Estados Unidos, William DomhoffEn la obra "Quién gobierna Estados Unidos", G. William Domhoff, sostiene que la clase superior anglosajona de Estados Unidos es la clase de multimillonarios que constan en la lista anual especializada de "Social Register".

Esta "clase superior”, económica y política es el poder del poder, y ejerce férreo control sobre la CIA y los cuerpos de seguridad Norte Americanos, y, por tanto, sobre la agencia transnacional del crimen. Domhoff señala: "La relación entre los conceptos de "clase gobernante" y "élite del poder" es perfectamente clara, pero es cierto así mismo que puede producirse confusión al respecto a menos que se los compare y se los contraponga. Repitámoslo: La "clase gobernante" se refiere a la clase social superior que posee una cantidad desproporcionada de la riqueza del país (Estados Unidos), recibe una parte desproporcionada del ingreso anual del país, y proporciona una cantidad desproporcionada de miembros a los cargos del gobierno. La "élite del poder", por otra parte, comprende a todos aquellos que ocupan cargos de mando en instituciones controladas por miembros de la clase superior (gobernante). Todo miembro de la "élite del poder" podrá pertenecer a no a la clase superior (Caso Obama). Lo importante es si la institución a la que sirve está o no regida por miembros de dicha clase..."

Naturalmente que el Departamento de Defensa, como la totalidad del gobierno, están controlados por la misma "clase superior" que gobierna férreamente al Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Electoral, la economía nacional y transnacional, las finanzas públicas y privadas para lo que cuenta con políticos, diplomáticos, abogados, periodistas, científicos y técnicos, a la vez que es propietaria o accionista de las principales cadenas de radio y televisión, de las agencias transnacionales de prensa y de los periódicos y revistas más influyentes en todos los idiomas, medios a los que controlan, también, con miles de millones de dólares entregados a través de las más grandes agencias mundiales de publicidad de las que, curiosamente, son dueños o accionistas o por lo menos las dirigen económicamente por medio de sus agentes.

Tan inmenso es el poder económico y político de las nueve familias y sus grupos que si se hiciese un ligero cálculo intelectual, sólo si la fortuna de las familias Rothschild y Rockefeller se repartiera entres seis mil millones de personas de las más de siete mil que pueblan el planeta tierra, a cada una le correspondería la suma de tres millones de dólares. Para defender ese poder económico, mantenerlo y acrecentarlo, el Gobierno Mundial Invisible no conoce barreras de la ética o la moral y, por tanto, no hay acto criminal que no esté decidido a cometerlo, por monstruoso que sea.

La mafia de la Reserva Federal, bancos, multinacionales y grandes grupos financieros son el origen de los males de nuestro mundo actual. Todas las guerras, atentados, provocaciones, invasiones militares o las amenazas de pandemia de la Gripe AH1 para favorecer a la empresa farmacéutica Gileas Sciencies de propiedad de Donald Rumsfeld, quien fuera Secretario de Defensa de Bush hijo; la crisis económica mundial, preparada en Wall Street, son obra de las familias de la Reserva Federal. Todos estos actos y muchos otros, tienen su origen en las decisiones que toman las familias banquero-petroleras de la Reserva Federal.

El Council on Foreign Relations (CFR) conforma una organización discreta, de muy bajo perfil público, y de alta efectividad, integrada por unos 3.600 miembros del más alto nivel, prestigio e influencia en sus respectivas disciplinas y ámbitos de poder, tanto en EEUU como en Europa. Reúne a los más altos directivos de instituciones financieras, colosos industriales y medios de comunicación social, investigadores, académicos, oficiales militares de máxima graduación, políticos, funcionarios públicos, decanos de universidades y centros de estudios. Un verdadero gobierno mundial invisible. El Council on Foreign Relations (CFR) es una organización poco conocida pero muy influyente en los asuntos internacionales que ha ido creciendo en poder, prestigio y amplitud de ámbitos de acción, hasta tal punto que ya en nuestros días podemos decir que conforma el auténtico "cerebro del mundo" que direcciona el rumbo complejo e incierto hacia el que se empuja y arrastra al planeta entero. No existe pueblo, región o segmento económico, social, o político que pueda sustraerse a su influencia y es, precisamente, el hecho de haber logrado permanecer "detrás del telón" lo que le otorga al CFR su inusitada fuerza e influencia.

CFR reúne a altos directivos de instituciones financieras, colosos industriales y medios de comunicación social; a investigadores y académicos; a oficiales militares de máxima jerarquía; y a políticos, funcionarios públicos y decanos de universidades, facultades y centros de estudios. Sus objetivos fundamentales consisten en identificar y evaluar amplios conjuntos de factores políticos, económicos, financieros, sociales, culturales y militares que abarcan a toda faceta imaginable de la vida pública y privada de los Estados Unidos, de sus Aliados y del resto del mundo. Hoy, gracias al enorme poder de Estados Unidos, el ámbito de análisis del CFR abarca al planeta entero. En rigor de verdad, el CFR conforma un poderoso centro de análisis y planeamiento geopolítico y estratégico. Sus investigaciones y evaluaciones son realizadas por distintos investigadores y grupos de trabajo conformados dentro del seno del CFR, que se dedican a identificar amenazas y oportunidades del entorno mundial, evaluar las fuerzas y debilidades de los intereses agrupados dentro del CFR, y realizar amplios planes estratégicos, tácticos y operativos en todos los ámbitos...

Son miembros del CFR los máximos directivos de los grandes bancos como el Chase Manhattan de la familia Rockefeller que se fusionó con el banco J. P. Morgan, el Bank of América, el CitiGroup, cuya capitalización hoy excede los 250.000 millones de dólares; los directivos y formadores de opinión de los ocho monopolios multimedia mundiales; los rectores y decanos de las grandes universidades y facultades como Harvard, MIT Massachusetts Institute of Technology, Columbia, Johns Hopkins, Princeton, Yale, Stanford, y Chicago; y -factor clave en esta verdadera rueda de poder planetario-, los 150 puestos clave del gobierno estadounidense incluyendo los cargos más relevantes en sus fuerzas armadas. Si la Reserva Federal no entregase el dinero, la CIA no podría cometer tantos crímenes que permanecen en la impunidad y tampoco se producirían las crisis mundiales que dejan tanto dolor entre los pueblos empobrecidos que son los que pagan las gulas económicas de los que se creen amos del mudo. Si los dueños de la Reserva Federal NO existiesen se pondrían a disposición de los necesitados las medicinas que ya existen contra el cáncer y el SIDA y se pondrían en circulación los vehículos que no necesitan gasolinas derivadas del petróleo, pero como esas transnacionales de la guerra y el crimen son dueñas del negocio petrolero, el globo terráqueo seguirá contaminándose hasta el fin de su existencia albergadora de la vida humana… La humanidad en su conjunto debe poner fin a las guerras exigiéndole a los gobernantes liberarse del poder ejercido desde los puestos de control de la economía mundial: Reserva Federal Norteamericana, Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo, Banco Interamericano de Desarrollo y las grandes compañías multinacionales.

Y, en este contexto, ¿dónde está Colombia? Firmando Tratados de Libre Comercio sin que el país este preparado ni industrial, ni agrícolamente para responder adecuadamente con los compromisos adquiridos. El sector agrario es quizás el más afectado en estas negociaciones. La agricultura se negocio en condiciones adversas. Es verdad que algunos sectores habrá oportunidades de negocio pero con la condición inexcusable de que dichos sectores se modernicen e innoven y ganen eficiencia productiva de lo contrario quedaran por fuera de las nuevas dinámicas competitivas.

En el sector agrícola los productores de azúcar, arroz, frijol, maíz, sorgo, soya y algodón pueden verse muy afectados e inclusive podrían desaparecer algunos de estos sectores agrarios haciendo depender al país de víveres importados. No es pesimismo mio, la aprobación de la ley 15 18 de abril 23 del 2012, se respalda el Convenio Internacional para la Protección de las Obtenciones de Vegetales, es decir, los organismos Genéticamente Modificados o Transgénicos. Según la ONG Grupo Semillas, este permite la privatización y monopolio de las semillas, desprotegiendo las semillas nativas y criollas provocando con ello un desabastecimiento general y el empobrecimiento del sector rural. Esta normativa ya comienza a surtir efecto dentro de la población rural debido a la incautación de mas de mil bultos de semillas de papa en la Unión Antioquia y semillas de arroz en Campo Alegre Huila, `por parte del Instituto Colombiano Agropecuario, reportados por Miembros del Pacto Mundial Consciente (www.pactomundialconsciente.net).

Esta situación obedece a que el Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales (UPOV) 91, la Ley 1032 de 2006, que modifico el articulo 306 del Código Penal y la resolución 970 de 2010 del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), protege a las semillas modificadas y prohíben la siembra, el uso y la multiplicación de las semillas criollas y penaliza el uso de “semillas protegidas legalmente” y de aquellas similarmente confundibles. Las penas varían entre cuatro y ocho años de cárcel y las multas van hasta los 1500 salarios mínimos. Es lamentable, por decir lo menos, que los legisladores, loas Ministros de Agricultura y el ejecutivo de turno aprueben este tipo de normas que perjudican la producción agraria vernácula. Como bien afirma la Profesora Catalina Toro Pérez, coordinadora de la Maestría en Biociencias y Derecho de la Universidad Nacional: “Colombia es uno de los países mas ricos en biodiversidad, pero en virtud de estos convenios y tratados esta en peligro de perderla”.

Vale la pena señalar que son muchos los países europeos y de otras áreas del planeta donde los alimentos transgénicos están prohibidos para consumo humano. Es prudente, como mínimo, que el Gobierno Colombiano, y los ciudadanos en su conjunto, sopesen el uso de estas tecnologías agrícolas teniendo en cuenta que en el consumo de transgénicos no existe el riesgo cero. El riesgo de perder la soberanía alimentaria, la riqueza del patrimonio genético relacionado con las variedades vegetales nativas y criollas así como de las tradiciones culturales, derivadas del consumo de las mismas, es sumamente elevado. Además ha de tenerse en cuenta la posibilidad cierta de la contaminación de las siembras autóctonas con las semillas transgénicas por los efectos de la polinización.

El Gobierno tiene que entender que la modernización agrícola y la competitividad no pueden ir en contra del rol histórico de las comunidades, defendiendo, por encima de los intereses de los grupos de presión internacionales representados por los gobiernos con los que se firman los TLC, la seguridad alimentaria nutricional con base en la vocación agropecuaria del país, permitiéndole, a la vez, a los campesinos vivir dignamente en el campo, valorando las semillas autóctonas y protegiendo la biodiversidad del país.

Con las Normas señaladas nuestros gobernantes están tejiendo la urdimbre con la que llenan sus bolsillos olvidándose por completo de sus obligaciones constitucionales, los ejemplos van de la minería a la agricultura, de la industria al comercio y de estos a la corrupción generalizada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
De Colombia para el mundo