jueves, 19 de abril de 2012

Un mundo sin amor

Columnista Nibega.

No sé que están pensando al leer el título, no pretendo suponerme nada, yo pensaría en alguna ridiculez que haga referencia a las parejas o algo por el estilo, pero no, aun a sorpresa mía no es así y tiene que ver con la doxa, con esto que llamaríamos saberes del mundo.

Todos buscamos la felicidad, pero erramos al tratar de darle significados o razones de ser, lo mismo pasa con el amor, ¿qué es? Yo voy a decirles qué no es el amor: el amor no es en primera instancia nada relacionado con el dinero, el amor no es una cadena que ata, tampoco es un conjunto de reglas sobre comportamiento en parejas, el amor creo yo que son más que acciones, el amor no se da solamente a los conocidos, el amor no tiene rostro, ni es un alma gemela. El amor no pretende nada más que la felicidad, no es una palabra, no es tangible, es incoloro, inodoro e insaboro –ya que cada uno le otorga un cumulo de significados según lo experimenta.

Dinero es todo lo que necesitoEl amor en este mundo es una utopía, no existe –no porque no tenga existencia realmente-, no tiene cabida en este mundo actual “moderno” ni siquiera en los mundos antiguos. El sistema económico monetario que manejamos es el que evita que el amor entre a formar parte de este mundo, el amor es un eje con el que nosotros deberíamos vivir, pero contrario a eso, nuestro eje es el dinero, nuestro centro es la economía de moneda y de intercambio monetario ¿qué significa esto? Que las relaciones sociales, el proceso de socialización, nuestra visión del mundo está permeado por un sistema mundo –si así se le pueda llamar- en el que la moneda lo es TODO.

Ahora se puede comprender un poco el porqué de los problemas que suceden en el mundo, no digo explícitamente que el dinero sea el causante del mal, digo que el dinero es un plus que entra a jugar en las relaciones sociales y que las transforma a tal punto que todo lo que acontece en lo social tiene que ver con él. El dinero es la visión mecanicista del cómo debe  funcionar una sociedad, pero a lo que tenemos que llegar nosotros es a la versión orgánica, si todo en el universo funciona de esta manera y no como un reloj ¿por qué nosotros tenemos que funcionar tan mecánicamente y estar regidos por una sociedad que no ama? Nuestro cuerpo, los gigantescos cuerpos celestes y las diminutas partículas funcionan como un solo órgano. Si algo es alterado en lo micro, tiene sus repercusiones a nivel macro, al igual como las explosiones que dieron origen al universo fueron formando los elementos químicos que hoy conocemos y así llegamos hasta hoy, donde nosotros, en un momento de la historia y debido a la “necesidad” de realizar trabajos pesados sin requerir del uso de la esclavitud –que paradójicamente hoy sigue en uso, con otro nombre- entramos en el patrón oro para controlar la forma en que se moldea la sociedad.

Está bien, es “el fin de la historia” no hay ideologías ni nada de eso, y es que yo no quiero hablar del comunismo ni sus parecidos ya que estos al igual que el capitalismo se manejan por el dinero, quiero decir que hay otra forma de vivir, una que no involucra al dinero, pero para eso se tiene que demostrar precisamente que este sistema económico monetario tiene grandes falencias y esas fracturas las vemos desde las crisis económicas que “muy bien han sabido resolver” hasta las desigualdades sociales en las que existen democracias con monarquía –¿En que mundo se puede pensar una democracia en la que haya un monarca y más aún que el monarca sea ejemplo de la democracia de la nación?- la tecnología nos abre las puertas y desplaza en cierta medida el trabajo pesado que antes se tenía que hacer con la fuerza del hombre, se dice que en nuestra época existe la capacidad de producción alimenticia para abastecer la población mundial ¿pero que se necesita entonces para que esto se pueda realizar a cabalidad? Primero que el sistema económico monetario se caiga, que remplacemos el dinero por el amor –está bien suena más absurdo aún- que al poner en el centro del funcionamiento de la sociedad al amor, comencemos a comprender que cada ser vivo que existe en este planeta tiene derecho a ser amado, se le conozca o no, que el servicio voluntario es más gratificante que aquel retributivo monetariamente, etc, etc, etc.

Todo esto significa entonces que viviríamos una vida en la que la sociedad es un gran órgano por el cual podemos vivir, nosotros seríamos parte de ese órgano, como las células que conforman la piel, los distintos órganos y finalmente al ser humano, que en conjunto forman un planeta junto con otro tipo de animales, plantas etc, etc, y estos planetas llenos de micro-vidas forman un sistema interplanetario que a su vez se conecta con otro sistema interplanetario y en fin el universo es creado, más allá de ello especularía en la metafísica y ahora no es de nuestro interés.

No es utópico pensar en un mundo en el que el amor sea el centro de TODO, tampoco un tipo de organización social como la que se plantea –la cual no especifico más por cuestiones de extención- se requiere tiempo y principalmente se requiere abandonar la ridícula idea que se tiene sobre el dinero, es solo un metal que podemos aprovechar mejor en otro tipo de elementos decorativos como lo hacían nuestros antepasados con los que arrasamos y dejamos en el olvido –cuando digo arrasamos me refiero al pensamiento europeo (españoles) que llegó a “conquistar” aquel nuevo mundo.

Debemos tener en cuenta que una vez el dinero sea remplazado con el amor, las relaciones sociales van a tener un cohesionador más fuerte y significativo que otorga felicidad a la existencia humana al ser este el motivo principal por el cual se viva y no uno secundario. El dinero es artificial y por eso no puede suponerse que nosotros como seres naturales tengamos que tener de centro guía una ideología, imaginario –llámelo como quiera- artificial, el amor es natural, es innato en cada uno de nosotros y por ello no choca con lo que nosotros creemos que somos, pensemos lo que pensemos el amor es parte de nuestras vidas y al volverlo el centro de ellas, no sólo seremos felices, sino que también tendremos éxito y veremos un mundo distinto al que vemos ahora.

1 comentario:

Azul. dijo...

Me gusta este.
El amor es equilibrio, mi equilibrio es Azul, Azul es mi amor.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
De Colombia para el mundo