martes, 10 de abril de 2012

TLC con Corea destruye la poca y endeble industria Colombiana

Por Bryan Hincapie Gonzalez.

Colombia y los Tratados de Libre ComercioColombia atraviesa por uno de los momentos más importantes de su historia, donde las decisiones tomadas, buenas o malas, definirán en términos económicos y políticos el futuro de esta nación. Es acá en donde surge la incógnita sobre si las decisiones tomadas en gobiernos anteriores, y la réplica en el gobierno actual, han sido las mejores para el futuro de los colombianos.

Actualmente, Colombia tiene Tratados de Libre Comercio (TLC) vigentes con 30 países representados en 9 acuerdos comerciales. Estos son:

  1. México,
  2. Chile,
  3. Canadá,
  4. Cuba
  5. Países del triangulo norte (El salvador, Guatemala y Honduras),
  6. CARICOM (Comunidad del Caribe),
  7. CAN (Comunidad Andina de Naciones),
  8. MERCOSUR (Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay), y
  9. EFTA (Suiza, Liechtenstein, Noruega e Islandia).

Además de estos acuerdos vigentes se encuentran, por un lado, suscritos dos acuerdos de libre comercio: uno con Estados Unidos y otro con la Unión Europea los cuales se hallan en la fase de implementación normativa. Por otro lado, están en negociación otros cuatro tratados más: con Corea, Panamá, Turquía y finalmente con Israel.

Aunque todos los TLC vigentes y suscritos tienen fuertes incidencias económicas, los tratados con Estados Unidos y la Unión Europea no aportan en nada al desarrollo económico de Colombia en términos del agro y la industria nacional; al contrario, ahondan el deterioro de la industria alimentaria de primera necesidad para Colombia, además de acrecentar, por una parte, las malas condiciones laborales para los trabajadores colombianos y, por la otra, las pocas garantías para los sindicalistas, como lo manifestó hace poco Richard Trumka, presidente de la central sindical estadounidense AFL-CIO en una carta enviada al presidente de los Estados Unidos donde le pide postergar la implementación del TLC con Colombia (Ver).

Los argumentos económicos y políticos de por qué no se debe realizar un tratado de libre comercio con estas naciones ya están suficientemente ilustrados por reconocidos académicos y parlamentarios como el Senador Jorge Enrique Robledo, que pese a liderar una fuerte resistencia en contra de estos acuerdos, ellos fueron aprobados por el parlamento sin tomar en cuenta la opinión de los trabajadores y de grandes sectores del empresariado colombiano.

COALICIÓN NO TLC CON COREAHoy se abre un nuevo capítulo en la lucha en contra de los tratados de libre comercio que perjudican al país. Una unidad nunca antes vista en Colombia: trabajadores, empresarios, parlamentarios, estudiantes y académicos reunidos para afrontar una dura pelea como lo es la defensa de la industria colombiana. Esta unidad que se ve representada en la COALICIÓN NO TLC CON COREA creada el 13 de diciembre del 2011 con el objetivo de aunar esfuerzos en la defensa de áreas importantes de la producción nacional que se verán afectadas por el tratado con el país asiático.

Corea es un país con casi 50 millones de habitantes y según datos del Banco Mundial con un PIB per Cápita de USD 20.757 muy por encima al de Colombia que solo suma USD 6.225 en comparación. En el perfil económico de Corea del Sur realizado por la oficina de estudios económicos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo Colombiano los principales productos exportados por Corea son: Aceites de petróleo 9.1%; Automóviles de turismo 7.4%; Circuitos electrónicos integrados 7.1%; Transatlánticos 6.8%; Dispositivos de cristal liquido 5%; Teléfonos 4.6%, y sus principales productos importados son: Aceites crudos de petróleo 19.2%; Gas de petróleo 5.8%; Circuitos electrónicos integrados 4.8%; Aceites de petróleo 4.2%; Hullas 3.5%; Minerales de hierro 2.2%.

Queda claro que Colombia con más de 40 millones de habitantes, representa un excelente mercado para los productos Coreanos los cuales tienen un alto valor agregado pues en todos estos productos los porcentajes de tecnología son altos. Colombia podría ser un buen exportador de materias primas a bajos precios para Corea, esto enmarcado en una política bastante cuestionada del gobierno de Santos: la de convertir a Colombia en una potencia minera como eje principal del desarrollo económico nacional.

La avanzada del gobierno nacional de entregar nuestro mercado interno, nuestras riquezas naturales y nuestra soberanía a intereses extranjeros, ahondará aún más la crisis del empleo, la salud y la educación que vive nuestro país, pues uno de los sectores más afectados con este tratado es el de la industria automotriz que según el presidente de la Asociación Colombiana de Fabricantes de Autopartes (ACOLFA) Camilo Llinás, el TLC con Corea colocaría en riesgo 125.000 empleos en el país.

Mientas en Colombia producimos 127.000 vehículos al año, en Corea se producen 4.2 Millones en un mismo periodo; si desaparecieran los aranceles a la industria automotriz Coreana, que hoy suman un 35%, desaparecería automáticamente la poca y endeble industria nacional que hoy proporciona sustento a miles de familias. TLC entre Colombia y Corea del SurPero no es solo la industria automotriz la que se vería afectada con este tratado, son también las empresas productoras de plásticos y las del sector de electrodomésticos que sentirán el duro golpe del tigre Coreano. En estos momentos el sector de electrodomésticos emplea a mas de 23.000 trabajadores en el país, una de las empresas quizás mas reconocida de este sector es HACEB una empresa Colombiana que es líder en la región por sus productos. Esta empresa invierte entre 15 y 25 millones de dólares al año en tecnología, además de su asocio con universidades públicas para el desarrollo de investigación.

Esta es solo una muestra del grave daño que el suscribir un acuerdo de libre comercio con una nación como Corea podría causar no solo a la industria nacional si no al futuro de las nuevas generaciones. A la industria Colombia que está siendo gravemente golpeada por 22 años de apertura económica, le resulta imposible competir con una industria como la coreana. En este sentido, si se continúan con las políticas de libre comercio Colombia estará destinada al atraso y la explotación mundial.

Refencias

3 comentarios:

Ricardo Hincapié Trujillo dijo...

Muy buena entrada.
Muy malas noticias aquejan a los pocos ciudadanos curiosos que nos interesamos por el devenir de nuestra triste y cada vez más saqueada nación. La apertura económica es una herramienta teorica más que los países ricos le meten a los pobres para seguir apoderándose de sus pocas riquezas.
Los gobiernos colombianos de las últimas dos décadas han obligado al país a entrar en el macabro juego de la división internacional del trabajo, que es también la división internacional de los beneficios.
Usted habla de la industria colombiana, pero de eso hay poco. Quizá sea mejor decir 'industria que opera en Colombia'. En la actualidad, la producción industrial colombiana, que es pobrísima y tiene un altísimo componente en alimentos y productos de consumo básico, es desarrollada bajo el auspicio de capital extranjero. Si miramos las marcas que compramos, ¿cuántas son verdaderamente colombianas? La respuesta es desalentadora.
Necesitamos una izquierda radical, que, democráticamente o no, devuelva al Estado su hegemonía sobre la economía, reserve el mercado interno para la producción vernácula e invierta en educación y desarrollo de tecnologías.
Solamente veo un candidato que podría acercarse al poder presidencial y es Gustavo Petro. ¿Será que llega? Si llega ¿adoptará una posición blanda frente al libre mercado y el neoliberalismo?

Bryan Hincapie dijo...

Industria nacional aun existe y de verdad que esta en peligro de extinción debido a estos tratados, lo que hago en el articulo es hacer un llamado a defender esa poca industria que nos queda, porque estoy convencido que el desarrollo nacional se da fortaleciendo el mercado interno y no con la apertura y minería como lo propone el gobierno actual, respecto a lo de Gustavo Petro, no considero que represente una posición diferente a la que defiende el gobierno que no es nada progresista, definitivamente Colombia requiere un gobierno que vele por los intereses de las mayorías, un gobierno que garantice una verdadera unidad nacional no como la de santos.

Ricardo Hincapié Trujillo dijo...

Totalmente de acuerdo con su apreciación sobre el modo de desarrollo nacional. Es justamente de esa forma que los países más defensores del libre cambio lograron el fortalecimiento de la industria local y de la capacidad de consumo interna.
Por el contrario, me parece que Petro es, en el panorama político actual, es decir, dentro de los que tienen la capacidad de una aspiración seria al poder presidencial, la única posibilidad de abandonar el dañino paradigma del que habla el artículo.
Amanecerá y veremos.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
De Colombia para el mundo