jueves, 23 de junio de 2016

No, a mí no se no me olvida...

Por Johanna Trochez.

NO, a mí no se no me olvida bojayá, el nogal, las tomas guerrilleras, los collares, cilindros y correos humano-bomba, las minas antipersonales, los asesinatos, el reclutamiento de niñxs, las violaciones, los abortos forzados, el narcotráfico, los secuestrados, la privación de la libertad entre jaulas y cadenas, el daño ambiental, la minería ilegal, el desplazamiento, la perdida de nuestros soldados… Y mucho menos olvido mi propia historia, mi niñez asustada, el sonido de un disparo, el secuestro de mi abuelo, su posterior enfermedad que lo dejo en cama hasta el final de su vida, las “vacunas” que ha pagado mi papá y familiares por años para trabajar “tranquilos”, los secuestros y asesinatos de amigos y vecinos, la finca, nuestra casa de la que una vez salimos y por años no se nos permitió volver, el atentado a mi papá con balas y puñal, los “retenes del ejercito del pueblo” en la vía Cauca-Huila, inevitables cada temporada de vacaciones para ver a mi papá, los camiones de café incautados, robados y quemados, la quiebra, la toma de Quilichao y los bombazos que hacían retumbar mi ventana… esos y otros sucesos similares o peores que nos pasaron, a mi, a usted, a un conocido u otro colombiano y por los que lloró mi tierra, mi pueblo, las familias colombianas, mi familia, yo…

NO, a mí no se olvida y alguna vez segada en rabia clame venganza, aún me da irá cada atentado y el cinismo de los actores del conflicto, los errores del gobierno actual y los pasados y podría ponerme en el lugar de aquellos que hoy están en contra y entender sus motivos, renegar del acuerdo, gritar venganza y firmar por el NO…

Y sin embargo, NO puedo, no he perdido la sensibilidad, la empatía y el sueño del cambio. NO puedo acostumbrarme a la guerra como parte de mi vida y en el camino aprendí que “la violencia debe ser siempre el último recurso”. NO puedo, porque yo creo en la vida y respeto profundamente a las víctimas reales; los campesinos, los habitantes de las zonas en conflicto, las familias de militares y otros grupos armados, los niñxs hijxs de la guerra, los que empuñan verdaderamente las armas a diario. NO puedo porque soy mamá, y en mis manos está el ejemplo de amor y perdón que tanto merece mi hijo, el mismo ejemplo que me han dado mis papás.

Hoy, quiero creer que la paz es posible y prefiero creer porque representa mi anhelo por un futuro con capítulos que no hable de balas, odios y muerte. Creo en la necesidad del perdón y la reconciliación, en el cambio del discurso y de aptitud/actitud como acción y confío en los escenarios de reflexión, pedagogía e intervención como lugar común para la construcción de futuro, reintegrarse a la vida después del caos, transformar, curar el alma y hacernos más humanos.

Este no es el final de nuestros problemas, tan sólo es un inicio, una invitación a que hagamos posible la paz y sembremos flores en vez de odio y mierda… ¡Salud! - "...Creo en un país en paz, creo en la salvación, creo en la democracia y eso es un norte demasiado largo" ‪#‎ElÚltimoDíaDeLaGuerra‬

jueves, 12 de mayo de 2016

Resistencia civil, ¿negación del Estado y sus normas?

Por Alejandra Galindo Ceballos.*

El ex presidente y ahora senador Álvaro Uribe ha llamado a la “resistencia civil”, con el objetivo de rechazar los Acuerdos de Paz entre las FARC-EP y el Gobierno; situación que ha derivado en una controversia entre varios sectores políticos.

Entre los que pegaron el grito en el cielo encontramos a Clara López, Navarro, Cristo, Roy Barreras, Cepeda, Aida Avella, mejor dicho, el circo completo (falta Petro). Sin embargo, las afirmaciones que captaron mi atención fueron las de nuestro respetable Presidente del Senado.

Según Velasco, "la resistencia civil se desarrolla a través de una desobediencia civil: no reconocer al Estado, no reconocer las normas", añadiendo que es un error convocar a la resistencia civil “yo quisiera ver más esa fuerza, esa entereza, esa fortaleza de ese líder no llamando a la resistencia civil, sino haciéndole control desde la institucionalidad al cumplimiento de los acuerdos, a que se respeten, a que no haya impunidad, a que los acuerdos privilegien a las víctimas. Me parece -en este caso- que se ha equivocado el Presidente del Centro Democrático”. La verdad creo que es importante aclararle algunos puntos al señor.

En primer lugar, el concepto de “resistencia civil” alude a una forma de acción política, la cual consiste en una ejecución de estrategias que no conllevan VIOLENCIA contra el adversario, se trata entonces de persuadir a la opinión pública para que de forma voluntaria decida o no, seguir depositando su obediencia y apoyo al Estado. En segundo lugar, hablar de “no reconocer al Estado y las normas” es negar que la resistencia civil sea una opción legítima y viable, además ¿Cuáles normas?, acaso el lema “nada está acordado, hasta que todo este acordado", ¿es falso?

En tercer lugar, si bien es cierto que Colombia es un país caracterizado por violencias que ponen en peligro una verdadera construcción de paz, lo que aquí se está promulgando es una concepción del poder distinta, sin armas, como la defendía Mao Tse-tung, no como lo ha hecho las FARC-EP, el ELN, entre otras, a lo largo de la historia, es decir, militarmente.

Por último, no se dejen lavar tanto la cabeza que el hecho de acogerse a una posible “resistencia civil” claro está, para quienes no están de acuerdo con las negociaciones en la Habana, no los hace ni guerreristas y mucho menos Uribistas, se trata de una movilización política y social en la defensa de sus opiniones; o ¿ahora todos tenemos que ser Santistas y quedarnos callados? Por qué no tachan entonces de “agitadores” o "violentos" a las comunidades indígenas, afrodescendientes, campesinos, comunidades eclesiásticas quienes han utilizado este mecanismo como método de oposición ante las autoridades estatales a lo largo de la historia en Colombia, tal y como lo han hecho desde 1971 con la experiencia del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC).

Si vamos a hablar de paz, empecemos entonces por descubrir sus espacios propios, ahí donde se materializan las experiencias de resistencia civil, vitales para el fortalecimiento de nuestra democracia.

* Publicado en el 13 de mayo de 2016 en ReEditor (ver)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Las 10 entradas más vistas de esta semana

De Colombia para el mundo